domingo, diciembre 10, 2006

Sinceramente

Sinceramente, nunca fue mi intención parecer simpático, ni tan siquiera gracioso, nunca busqué ser tu amigo, eso llega solo, no hay que forzarlo, si tenemos intereses comunes y no nos aburrimos mutuamente cuando actuamos con naturalidad todo irá sobre ruedas. No me interesan los peluches que hay sobre tu cama, no me interesan las películas romanticonas si no logro diferenciarlas de las que estrenaron un mes antes, no me interesa la música enlatada y lista para consumir, ni los abrevaderos de comida clónica; no se quién es la furcia que denunció al cuñado del panadero de la última expulsada de la isla de las famosas de sostén fácil; nunca compré politonos para personalizar mi teléfono móvil del cretácico inferior, creo que "personalizar" en exceso aparatos inanimados es directamente proporcional despersonalizarse; tampoco acostumbro a desestresarme pasándome un día entero en tiendas de ropa llenas de gente estresada; confieso que me gusta ver películas a oscuras y en compañía, tirados en el sofá, tapados con una manta y con cualquier antojo a mano, la única condición es que la compañía no tenga un régimen superior a cuatro preguntas sobre el argumento, por minuto, porque no pille nada; no tengo problemas por pagar la cuenta siempre que tenga dinero, si no lo tengo probablemente no quede, mientras que la otra persona no se pase la mitad de la cena con un móvil-polvera en la mano retocándose y la otra mitad acordándose de la familia de la mujer que hay sentada dos mesas a la derecha porque lleva el mismo vestido de “tienda estresada” que ella; por cierto, prefiero unos vaqueros y una camiseta, no es que no me gusten los vestidos, me encantan, pero no para ir a comprar el pan por la mañana.

Lo siento si pensaste que nos podríamos ver a menudo, yo solo pretendí parecerte atractivo, intentar que quisieras pasar un buen rato conmigo, y quedarnos con el recuerdo del dulce rastro de besos impertinentes, de manos mojadas en cuerpos derramados, sabiendo ambos que la menor reincidencia aboliría el encanto; cualquier otra interpretación de mis actos fue un mal entendido, pura coincidencia.

...

Etiquetas:

10 Sinceros:

A las 10:50 a. m., Blogger AVATAR se sincera...

Envidia me dan tus letras, tan evocadoras, tan tristes a veces, tan sinceras siempre.

Leo aunque comente poco, créeme.

Saludos sin medias tintas.

 
A las 1:24 p. m., Blogger Gorjeos se sincera...

Joder, gracias avatar, comentarás poco pero cuando lo haces vale por cien; por cierto, yo podría decir lo mismo de tus letras.

Saludos.

 
A las 7:11 p. m., Blogger Li se sincera...

Sorprendente lo del móvil-polvera -qué susto-. Lo que no nos debe sorprender a estas alturas de la vida es que haya gente así de "simple" (hueco funcionamiento -reducido pensamiento) y por todas partes.
La raza humana no tiene futuro...

 
A las 9:01 p. m., Blogger jerjes se sincera...

Me quedo con esta frase:"creo que "personalizar" en exceso aparatos inanimados es directamente proporcional despersonalizarse"....y supongo que a tu texto se le podría aplicar lo de "dios los cría, y ellos se juntan"...y es que al final no queda más remedio.

Un saludo

 
A las 11:40 a. m., Blogger Nacho Montoto se sincera...

Muy bueno, sinceramente...

 
A las 4:42 p. m., Blogger Gorjeos se sincera...

Jejeje, yo tb lo flipé cuando supe de ese cacharro Li, no tiene desperdicio, ua sabes, puedes ir siempre divina y comunicada con el mundo, jajajajaja.

Tu lo has dicho Jerjes, SU dios los cria, y ellos se juntan...

Gracias Nacho, sinceramente...

 
A las 12:09 p. m., Blogger Ohdiosa se sincera...

mmmm al leer este post he podido saborear cada palabra, es precioso...te aseguro que me pasearé por aqui más a menudo...

 
A las 8:57 p. m., Anonymous Varo se sincera...

Gorjeos, voy a tener que frotarme mas los dientes, parece que el movimiento hace que las neuronas se activen y terminas escribiendo cosas tan buenas como esta.

 
A las 11:52 p. m., Blogger Gorjeos se sincera...

Oh diosa Ohdiosa, espero verte mucho por aquí, mil gracias, yo también ando cotilleando por tu casa.

Lavarse los dientes es importante Varo, el problema radica en que yo no tengo neuronas, lo que yo tengo son un puñao de palillos de dientes en la cabeza, álgunos nuevos, otros usados, que se ordenan de un modo u otro según les viene en gana, formando palabras, con o sin sentido...

 
A las 8:32 p. m., Blogger PETIT COCHON se sincera...

que entretenido... que bonito. felicidades, gorjeos

 

Publicar un comentario

<< Inicio